Seleccionar página

La Gloria de Dios

“La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.”
S.Juan 17:22 RVR1960

* La Gloria de Dios es la suma total de sus atributos, carácter y virtudes.
* Es el esplendor de su presencia y de su Majestad.

La Gloria de Dios es su esencia, lo que Él ES.

Nosotros habíamos sido destituidos de la Gloria de Dios, por causa del pecado.

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,”
Romanos 3:23 RVR1960

Pero, Jesús vino a transferir la GLORIA de Dios a nosotros para volver al Estado original y aun mejorados.

Recordemos que Dios Padre nos hizo a su imagen y semejanza, es decir teníamos su Gloria, al perderla, nuestro Padre nos rescató y retomamos lo que habíamos perdido.

La Gloria de Dios nos lleva a tener comunión con El, esto es algo que fluye de nuestro interior, como la necesidad que tenemos del oxígeno.

La Gloria de Dios, nos cautiva, nos enamora , trasforma, nuestra vida llevándonos cada día a ser como El.

Su Gloria, su presencia activa en nosotros, Dios está en todo lugar, pero no en todo lugar se manifiesta, esta es una gran realidad, triste para quienes NO han entregado su “❤” a Jesús.

Es Jesús quien nos trajo la Gloria del Padre, PARA QUE SEAMOS UNO, primero con El y segundo con nuestros hermanos en la fe.

La Gloria de Dios es para que la espandamos a otros con el fin de que conozcan El Camino, La Verdad, y La Vida, quien es Jesús, para transferir la Gloria de Dios en cada creyente.

“Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar.”
Habacuc 2:14 RVR1960

Esta es la promesa toda la tierra debe ser llena del conocimiento de la Gloria de Dios, nadie podrá decir ante Dios Padre, no sabía, no me enseñaron, todos recibiremos el conocimiento.

Oremos en el nombre de Jesús para que haya revelación en el conocimiento de la Gloria de Dios, para que el velo de los ojos sea quitado y la sordera espiritual sea quitada en cada uno que escuche sobre la salvación y la Vida eterna.

Hoy tomamos y nos sumergimos en la Gloria de Dios que nos ha sido entregada por Jesús, estamos cobijados por el esplendor de su Majestad, esto es por gracia regalo inmerecido, que nos lleva a ser como El, como Papá, El con su amor y misericordia nos lleva de poder en poder y de Gloria en Gloria.
AMEN

 SUSCRIBETE AL DEVOCIONAL DIARIO