Con agradecimiento a Dios y a los aportes generosos y voluntarios de personas con corazón dador, en la Misión Carismática al Mundo seguimos bendiciendo familias necesitadas, con mercados.