org.primefacesprimefaces7.0

Fe sanadora

 
En el desierto no había médicos, no había medicinas pero la Biblia dice que el pie de los judíos nunca se hinchó y no hubo en sus tribus enfermo, en una ocasión una serpiente  mordieron al pueblo y lo enfermaron, Moisés hizo una serpiente de bronce y les dio la instrucción de todo aquel que mirara a esa serpiente de bronce en un asta recibía sanidad.
 
Un simbolismo de la cruz de Cristo, que es levantada para que nosotros al poner nuestra fe en Jesús en sus llagas somos sanados.
 
Salmo 105:37 “Sacó a los israelitas cargados de oro y plata,  y no hubo entre sus tribus enfermos.”
 
Éxodo 15:26 “Les dijo: «Yo soy el SEÑOR su Dios. Si escuchan mi voz y hacen lo que yo considero justo, y si cumplen mis leyes y mandamientos, no traeré sobre ustedes ninguna de las enfermedades que traje sobre los egipcios. Yo soy el SEÑOR, que les devuelve la salud».
 
John Lake era un predicador australiano que cuando una plaga parecida al coronavirus llegó a Sidney el oraba por enfermos en las calles, muchos fueron sanos cuando los periodistas le preguntaron por qué no se contaminaba, él le pidió a uno de ellos que colocará una parte una dosis de la enfermedad en sus manos y la observada por el microscopio, cuál sería la sorpresa que se verificó que los microorganismos morían al tocar la piel de John Lake.
Nancy Córdoba llegó a la iglesia con artritis reumatoide totalmente enferma no podía caminar, no podía trabajar, no podía usar sus manos en el teclado del computador. Llegó a la iglesia arrastrándose literalmente se tomaba de las paredes y caminaba penosamente para poder entrar a las reuniones, fue sanada milagrosamente hasta el sol de hoy es una líder muy eficiente.
 
No hay poder conocido en la tierra que pueda hacer milagros, sólo el poder de Dios es la única fuerza en la tierra capaz de tratar con los inmanejables problemas de la vida.   (Reinhard Bonnke).