Fe del Águila – 2. Dokimazo o Peirazo

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”4.4.2″][et_pb_row _builder_version=”4.4.2″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”4.4.2″][et_pb_text _builder_version=”4.4.2″]

Fe del Águila

 

2. DOKIMAZO o PEIRAZO?

Hay dos clases de pruebas:
– La prueba que viene de satanás, destinada a destruir al creyente y que en griego viene de la palabra: PEIRAZO.
– Hay otra prueba que proviene de Dios que viene de la palabra griega: DOKIMAZO. Significa que Dios permite ciertas tribulaciones para que aprendamos a volar, para que aprendamos a sacar nuestras alas y ser promocionados.

A. DOQUIMAZO DE ABRAHAM
Hebreos 11:17-19 “Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir”.

Dios prueba la fé de Abraham y le pide que sacrifique a Isaac en el monte Moriah. Tal orden fue para Abraham como si hubiera sido arrojado al abismo y sólo en el último momento, cuando estuvo a punto de asestar el golpe mortal, Dios lo volvió a levantar diciéndole: “No lo mates ya sé que tú me amas más que a él.”

– LEAN: Romanos 10:17 y Salmo 37:3-5
– COMPARTAN: ¿Cómo cree que puede alcanzar a ver cumplidas las promesas de Dios para su vida si lo que está viviendo es todo lo contrario a lo que espera que Él haga?

(Aunque no entendemos los procesos por los que Dios nos hace pasar, el seguir confiando y creyendo en las promesas de la palabra de Dios es lo que nos llevan a alcanzarlas.)

B. PEIRAZO DE JOB
– Leer: Job 1:9-12
El libro de Job nos habla de este hombre, recto, temeroso de Dios y justo que en un solo día pierde su hacienda de 7000 ovejas, 3000 camellos y 500 yuntas de bueyes, 500 asnas y muchos siervos (todo lo que representaba su riqueza, pues una persona con tanto ganado era lo que hoy es un millonario empresario). No solamente pierde esa hacienda sino que pierde a sus hijos, porque la casa donde estaban celebrando un cumpleaños se cae a causa de una tempestad. Adicionalmente pierde su salud, porque una sarna purulenta le afectó su cuerpo.

Vemos que no fue Dios quien quitó estas bendiciones a Job, sino que fue satanás. En otras las palabras no fue un Dokimazo sino un Peirazo.

Dios levanta nuevamente a Job y le restaura el doble porque había aprendió a extender sus alas, en vez de amargarse o resentirse contra Dios y todos sus amigos que lo condenaban.

Job 42:10 “y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó el doble todas las cosas que habían sido de Job”.

CONCLUSIÓN
Santiago 1:2-4 “hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Más tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”.
Hebreos 11:6 “pero sin fe es imposible a gradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Fe del Águila – 1. Tenemos el potencial para volar como las águilas

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”4.4.2″][et_pb_row _builder_version=”4.4.2″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”4.4.2″][et_pb_text _builder_version=”4.4.2″]

Fe del Águila

 

1. TENEMOS EL POTENCIAL PARA VOLAR COMO LAS ÁGUILAS

Así como la pequeña águila descubre que es un ser que tiene habilidades que desconocía y que tenía escondidas, sucede con nosotros: POTENCIAL PARA VOLAR !!

A. SOMOS LANZADOS AL VACÍO
Todos llegamos a un momento en que somos lanzados al aire para ser fortalecidos en la fé y así volar alto a lugares que Dios tiene preparados y quiere llevarnos.
– Las tribulaciones son necesarias para fortalecer nuestros músculos espirituales.
Kathryn Kulhman decía: “Sólo las adversidades tiemplan y desafían la fe. Solo muriendo es que somos resucitados.”

Mateo 3:12 “su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en el fuego que nunca se apagará”.

El aventador es una pala con la cual se purifica el trigo tirándolo al viento para que la paja se vaya y quede el trigo puro. En caso de nuestra agricultura colombiana, ya que somos un país cafetero, vemos que eso es lo que hacen los caficultores con la zaranda.

Así sucede con nosotros, llega un momento en donde el cristiano tiene que madurar y por eso somos lanzados al vacío.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Fe del Águila

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”4.4.2″][et_pb_row _builder_version=”4.4.2″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”4.4.2″][et_pb_text _builder_version=”4.4.2″]

Fe del Águila

 
Cuando el nido del águila está en desarrollo, es decir, los aguiluchos están creciendo, llega un momento en que el águila madre tiene que tomar una difícil decisión para enseñar a sus aguiluchos a volar.
Ella agita la nidada y revolotea sobre sus polluelos, empieza a patear el nido, produciendo que los éstos se perturben grandemente por el extraño comportamiento de su madre. No entienden por qué los agrede y lo que es peor, no solamente el águila desbarata el nido en el que están muy cómodos, sino que los empuja con el pico fuera del nido haciendo que el aguilucho caiga al vacío.
Cuando el infortunado polluelo de águila está a punto de estrellarse contra las afiladas rocas del piso, el águila lo coge en sus alas salvándolo y remontándolo una vez más a las alturas. Para luego volver a tirarlo al vacío y cuando está apunto de estrellarse volverlo a llevar sobre sus alas y así hace con su hijo unas cuatro o cinco veces hasta que el aguilucho secreta unos aceites que hacen que sus plumas, que han estado anquilosadas, se lubriquen y comiencen a extenderse para comenzar a volar.
[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Fe Sanadora

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”4.4.2″][et_pb_row _builder_version=”4.4.2″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”4.4.2″][et_pb_text _builder_version=”4.4.2″ hover_enabled=”0″]

Fe sanadora

 
En el desierto no había médicos, no había medicinas pero la Biblia dice que el pie de los judíos nunca se hinchó y no hubo en sus tribus enfermo, en una ocasión una serpiente  mordieron al pueblo y lo enfermaron, Moisés hizo una serpiente de bronce y les dio la instrucción de todo aquel que mirara a esa serpiente de bronce en un asta recibía sanidad.
 
Un simbolismo de la cruz de Cristo, que es levantada para que nosotros al poner nuestra fe en Jesús en sus llagas somos sanados.
 
Salmo 105:37 “Sacó a los israelitas cargados de oro y plata,  y no hubo entre sus tribus enfermos.”
 
Éxodo 15:26 “Les dijo: «Yo soy el SEÑOR su Dios. Si escuchan mi voz y hacen lo que yo considero justo, y si cumplen mis leyes y mandamientos, no traeré sobre ustedes ninguna de las enfermedades que traje sobre los egipcios. Yo soy el SEÑOR, que les devuelve la salud».
 
John Lake era un predicador australiano que cuando una plaga parecida al coronavirus llegó a Sidney el oraba por enfermos en las calles, muchos fueron sanos cuando los periodistas le preguntaron por qué no se contaminaba, él le pidió a uno de ellos que colocará una parte una dosis de la enfermedad en sus manos y la observada por el microscopio, cuál sería la sorpresa que se verificó que los microorganismos morían al tocar la piel de John Lake.
Nancy Córdoba llegó a la iglesia con artritis reumatoide totalmente enferma no podía caminar, no podía trabajar, no podía usar sus manos en el teclado del computador. Llegó a la iglesia arrastrándose literalmente se tomaba de las paredes y caminaba penosamente para poder entrar a las reuniones, fue sanada milagrosamente hasta el sol de hoy es una líder muy eficiente.
 
No hay poder conocido en la tierra que pueda hacer milagros, sólo el poder de Dios es la única fuerza en la tierra capaz de tratar con los inmanejables problemas de la vida.   (Reinhard Bonnke).
[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]