2

 

SEGUNDO PRINCIPIO

 

La Biblia es enfática al afirmar que todos somos  pecadores. No somos pecadores porque pecamos  antes bien, pecamos porque somos pecadores.

¨Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de  la gloria de Dios.¨

         Romanos 3:23        

Hay una separación llamada ¨pecado¨ es un  muro infranqueable que no podemos superar por  nuestras propias fuerzas.

Muchos tratan de sortear esta muralla por medio  de las religiones, las filosofías, la educación o las  buenas obras.

Pero el pecado es una mancha tan adherida a  nuestra alma que no hay nada que podamos  hacer por nosotros mismos para ser limpios y  tener paz e intimidad con Dios. Por lo tanto, la  VIDA ABUNDANTE no puede llegar a nuestras  vidas a causa del muro del pecado.